Ofrecen beneficios medioambientales y socioeconómicos, como el empoderamiento de la ciudadanía o la democratización del acceso a la energía

Ante la innegable urgencia de la crisis climática en la que nos encontramos, la ciudadanía ya se está concienciando acerca de las ventajas e implicaciones del uso de las energías renovables como herramienta para alcanzar la transición energética. Sin embargo, en España todavía existe una gran desinformación en cuanto al papel activo que los usuarios pueden llevar a cabo en este proceso.

Es en este contexto en el que entran en juego las Comunidades Energéticas como modelo clave para lograr una transición energética sostenible y justa, como señalan desde el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE).

Pero, ¿qué es una comunidad energética?

Las Comunidades Energéticas son entidades jurídicas basadas en la participación voluntaria de sus miembros —que pueden ser personas físicas, PYMES, cooperativas o autoridades locales— que se unen con el fin de ser usuarios activos en el sistema energético.

La importancia de las Comunidades Energéticas en la transición energética

La Fundació Institut de Recerca de l’Energia de Catalunya (IREC) afirma que las comunidades energéticas están llamadas a allanar el camino hacia la transición energética en el que nos encontramos inmersos.

Dicha transición energética implica un cambio de modelo energético. En el modelo tradicional se produce un flujo unidireccional de la energía: generación, transporte, distribución y, por último, consumo. El modelo de la Comunidad Energética presenta un importante cambio, ya que los flujos energéticos y económicos son bidireccionales. Así, impulsan un modelo de democracia energética en el que los ciudadanos pasan a ser sujetos activos y empoderados.

De esta forma, no se trata solo de que el origen de la energía sea renovable, sino que precisa de la participación consciente de los ciudadanos. Esa es, precisamente, la base de una Comunidad Energética: promover el uso de las energías renovables de una manera participativa.

Así, para hacer posible la transición energética, el foco se pondrá en diversas líneas de actuación, como las energías limpias, las políticas energéticas, la tecnología consciente y las mejoras en términos de eficiencia energética. Desde este punto de vista, todas las posibilidades que abre el nuevo paradigma energético pueden ser recogidas bajo la lógica de las Comunidades Energéticas.

Además, la Comunidades Energéticas contribuyen al aumento de la aceptación pública de la implantación de las energías renovables. Un pilar fundamental para la atracción de inversiones privadas en favor de la transición energética.

El fin de las Comunidades Energéticas es empoderar al consumidor final, haciéndolo partícipe de sus decisiones energéticas. De esta forma, dicho consumidor final, abandona su papel pasivo en el proceso energético y se convierte en prosumidor.

En definitiva, este modelo de participación colectiva en el mercado energético se adapta perfectamente a las necesidades de la transición energética.

Ventajas económicas, sociales y medioambientales

Tal y como nos señalan desde R2M Solution, los beneficios que aportan las comunidades energéticas son muy numerosos, aunque puedan variar según las regiones en las que se constituyan y sus recursos locales, así como las actividades energéticas que se vayan a implantar. Aun así, a nivel genérico, las ventajas que derivan de las Comunidades Energéticas pueden dividirse en tres áreas principales.

El más evidente resultará el ahorro económico en la factura eléctrica del usuario final, gracias a la energía renovable producida en la instalación de autoconsumo. Esta ventaja aumentará exponencialmente en aquella Comunidades Energéticas cuyas instalaciones cuenten con un sistema de almacenamiento energético, ya que este permitirá la acumulación de la energía para su uso posterior. De esta forma, los miembros de las Comunidades Energéticas podrán tener un mayor poder de decisión sobre la manera en la que consumen y gestionan su energía.

En las Comunidades Energéticas, además, varios prosumidores pueden beneficiarse de una única instalación fotovoltaica. Este factor reduce de forma drástica los años de amortización y aumenta la rentabilidad de los sistemas instalados.

Por otro lado, las Comunidades Energéticas también contribuyen a la descongestión de las redes de distribución, aumentando así la eficiencia del sistema energético y evitando así nuevas inversiones en activos de red.

A nivel social, este modelo empodera a la población mediante la creación de un ecosistema de innovación donde compartir conocimiento. Promueve así la soberanía energética, basándose en la implementación de alternativas autogestionadas e incrementa la sensibilización medioambiental. A su vez, fomenta el uso de los recursos energéticos a nivel local, con lo que contribuye a la lucha contra la despoblación mediante la creación de empleo para el despliegue, instalación y mantenimiento de las Comunidades Energéticas. De la misma manera que pueden convertirse en un actor clave en la lucha contra la pobreza energética, gracias a la posibilidad de ofrecer energía de Km0, cuyo coste será menor, o incluso nulo.

Finalmente, a nivel medioambiental, la normalización de las Comunidades Energéticas fomentará la generación de energía de origen renovable gracias a su instalación de autoconsumo. En consecuencia, contribuirá a la reducción de gases contaminante, haciendo posible —a largo plazo— la descarbonización y flexibilidad del mercado eléctrico.

Tipos de Comunidades Energéticas

En España todavía es pronto para hablar de tipos de Comunidades Energéticas, tal y como nos señalan desde Endef Solar Solutions. Sin embargo, al fijarnos en las primeras referencias que recoge el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) y las realidades presentes de Europa, podemos pensar en diferentes modos de clasificar las Comunidades Energéticas en función de diferentes aspectos.

Según el actor o grupo de actores que ejercen de prosumidores, podemos encontrar Comunidades Energéticas residenciales, o de autoconsumo compartido, establecidas entre actores residenciales. Esta es una de las que permite la regulación nacional en la actualidad, así como el intercambio de energía entre vecinos con un código catastral de base común y dónde la instalación de autoconsumo se ubica en un mismo lugar.

Similares a estas son las comunidades de proximidad, en las que las instalaciones compartidas no tienen por qué estar en un mismo punto, pero nunca a una distancia mayor de 550 metros.

Por otro lado, destacan las comunidades locales, para las que todavía no existe una normativa en España. Este tipo de Comunidades Energéticas contemplan un amplio abanico de soluciones —tanto tecnológicas como organizativas— en las que el ámbito de pertenencia a la comunidad no está acotado geográficamente a un barrio, distrito o localidad. Buen ejemplo de este tipo de comunidad es el Edinburgh Community Solar o la iniciativa Common Energy de Estados Unidos.

Así, aunque al mercado y la normativa españoles todavía les queda camino por recorrer para poder definir claramente los tipos de comunidades energéticas que vamos a tener, el modelo claro que se impone en otros países es el de las cooperativas para la gestión de la generación de autoconsumo eléctrico.

Sin embargo, y a pesar de los diferentes tipos existentes, las Comunidades Energéticas persiguen objetivos comunes como aumentar la penetración de las energías renovables, mejorar el ahora y la eficiencia energética y potenciar el rol del ciudadano en la transición energética.

Los retos a los que se enfrentan

A pesar de las evidentes ventajas que presentan las Comunidades Energéticas, no son pocos los retos a los que se tienen que enfrentar en la actualidad. La principal barrera que dificulta su desarrollo es de carácter burocrático y normativo.

Desde Ampere Energy destacan la importancia de que se estructuren normativas y regulaciones que permitan, entre otros:

  • La inyección y comercialización en distintos mercados de flexibilidad y balance
  • Definir las obligaciones de las operadoras de distribución.
  • Establecer Comunidades Energéticas que no estén restringidas por la proximidad. Esto permitirá el intercambio de energía entre miembros de la Comunidad Energética, independientemente de su punto de conexión a la red eléctrica.

Estos cambios regulatorios, a su vez, deben ir acompañados de desarrollos tecnológicos que habiliten la implementación de las actividades energéticas. En este contexto, la digitalización energética es uno de los principales retos que hay que abordar. Es necesario pues dar con soluciones tecnológicas que permitan monitorizar y gestionar de manera coordinada, eficiente y segura los recursos energéticos, de acuerdo con las características y necesidades tanto de la comunidad como de su entorno.

Por último, hay que abordar los retos sociales. En este sentido, es fundamental dar difusión y promover mecanismos que involucren activamente a los ciudadanos, desde la creación hasta la puesta en marcha de las Comunidades Energéticas.

En definitiva, es necesario el cambio regulatorio y el desarrollo de soluciones tecnológicas orientados a acercar la energía al ciudadano, y habilitar su participación en el mercado energético.

Las Comunidades Energéticas, siendo un concepto innovador en la actualidad, cuentan con el potencial para la total integración de las energías renovables en el sistema energético, con la consecuente reducción de emisiones contaminantes que ello implicaría. Gracias a sus características e innegables ventajas, las Comunidades Energéticas están llamadas a convertirse en un pilar fundamental en el camino que nos lleva a la transición energética.

 

Power ESS es el nuevo sistema de almacenamiento de energía fabricado por BeePlanet Factory® a partir de baterías de segunda vida de ion-litio vehículos eléctricos.

Dirigido al sector comercial e industrial, primario y construcción, está preparado también para integrarse en plantas fotovoltaicas y eólicas; con una capacidad de 42 kWh hasta 1MWh.

Una vez más, BeePlanet lidera el sector de la segunda vida de baterías con Power ESS. Un producto que aúna unas características que lo hacen único.

– Flexible y modular.
Nuestros equipos son modulares y escalables partiendo de un rack de 42kWh. Cada rack se puede ir expandiendo por módulos conectados en paralelo hasta 1MWh. De esta forma, una vez que hemos dimensionado el proyecto, instalamos los racks necesarios, sabiendo que si en un futuro se necesita ampliar la capacidad, será algo muy sencillo.

– Listo para instalar en interior y exterior.
Las soluciones contenerizadas Power ESS, llave en mano, se instalan a la intemperie. Además, permiten ofrecer grandes capacidades para instalaciones demandantes en energía y potencia.

– Larga vida.
Nuestros equipos están compuestos por unidades mínimas reemplazables. Así conseguimos aumentar el ciclo de vida de la instalación. Cuando detectamos, a través del mantenimiento remoto, que hay una unidad mínima (stack) que ha llegado a su límite de capacidad, nos encargamos de reemplazarlo y reciclarlo.

– Descarbonización.
Maximizamos la eficiencia en la utilización de materiales extendiendo su vida útil a la vez que reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo de todo el ciclo de vida.

– Múltiples aplicaciones.
El departamento de ingeniería ha desarrollado un producto muy versátil, que ofrece diferentes respuestas a necesidades presentes y futuras gracias a la inteligencia de planta integrada en nuestro EMS.

 

PARA TODO

Estas son sus aplicaciones principales.

AUTOCONSUMO COMERCIAL E INDUSTRIAL
Soluciona la intermitencia de la generación fotovoltaica y desacopla la producción del consumo, maximizando el ahorro energético.

ALMACENAMIENTO PARA INFRAESTRUCTURA DE RECARGA
Asegura la potencia necesaria en cualquier lugar. Habilita la instalación de cargadores rápidos o ultrarrápidos en zonas con acceso limitado a red, incluso en exteriores ubicados junto a la estación de recarga.

ALMACENAMIENTO PARA MICROGRIDS Y PLANTAS RENOVABLES
Soluciones contenerizadas llave en mano para regulación de tensión y frecuencia, respuesta a la demanda o peak shaving.

 

PARA TODOS

Maximiza el rendimiento de una instalación renovable en diferentes sectores.

INDUSTRIA
Consigue un precio fijo de electricidad, mejorando el ratio de autoconsumo por encima del 90%. Además, el back-up de energía asegura el proceso productivo ante problemas de red.

SECTOR PRIMARIO
Mejora el bombeo solar, soluciona los huecos de generación en pasos de nube y ahorra en los procesos de producción del ámbito ganadero y agrario.

CONSTRUCTORAS Y ESTUDIOS DE ARQUITECTURA
Habilita el autoconsumo sostenible compartido, genera comunidades energéticas locales y disminuye impactos y emisiones.

PLANTAS RENOVABLES
La hibridación de generación renovable, junto con almacenamiento, maximiza el payback de las instalaciones y proporciona servicios auxiliares de red a partir de 1MWh.

COOPERATIVAS ENERGÉTICAS
Cuentas con una alternativa de acumulación respetuosa con el medioambiente, alineada con los ODS y con una evaluación de impactos y emisiones.

FABRICANTES DE PUNTOS DE RECARGA
Mejora el acceso a red, agiliza la puesta en marcha y permite la instalación de recarga rápida en cualquier ubicación.

 

>MÁS DETALES DEL PRODUCTO<

Elewit, plataforma tecnológica del Grupo Red Eléctrica, Quantum, vehículo de ‘corporate venturing’ de Capital Energy, y, de manera directa, RIC Energy se unen para apoyar el crecimiento y desarrollo de HESStec

La tecnológica HESStec trabaja en el desarrollo de propuestas avanzadas de almacenamiento energético para redes eléctricas

HESStec (Hybrid Energy Storage Solutions S.L.), empresa pionera en el desarrollo de sistemas de gestión energética y soluciones de almacenamiento híbrido, ha completado una ronda de inversión serie A, por 2,3 millones de euros, que impulsará su crecimiento empresarial y progreso tecnológico. Con el cierre de esta operación, la compañía da un paso adelante para convertirse en referente y proveedor global de este tipo de soluciones, cuyo objetivo es la integración efectiva del almacenamiento en el mix energético.

HESStec abre esta nueva etapa gracias al apoyo de compañías referentes en el sector energético: Elewit, la plataforma tecnológica del Grupo Red Eléctrica; Quantum, vehículo de corporate venturing de Capital Energy, y RIC Energy, originador especializado en el desarrollo de proyectos renovables. El espaldarazo recibido por parte de estos nuevos inversores asegurará la financiación de la compañía para garantizar un desarrollo y crecimiento empresarial robustos y sostenibles. Del mismo modo, se trata de una oportunidad para aprovechar las sinergias existentes entre los socios que han apoyado esta iniciativa.

HESStec es un integrador y proveedor de sistemas de gestión de activos energéticos basados en tecnologías hardware y software, propias y patentadas, para la optimización y monetización del almacenamiento energético. HESStec dispone de centros de desarrollo tanto en Sevilla como en Valencia, donde se ubica su oficina corporativa e inaugurará durante el próximo mes su laboratorio avanzado de sistemas de almacenamiento, en concreto en el parque tecnológico, dentro de su plan de crecimiento y desarrollo. Del mismo modo, en los próximos 15 meses prevé duplicar su plantilla con la incorporación de nuevos profesionales de alta cualificación.

“La transición energética hacia un mundo más sostenible y eficiente está integrada en el ADN fundacional de HESStec. El desarrollo de soluciones de almacenamiento de energía eficientes y rentables, tanto en su diseño como en su operación, permitirá una nueva generación de redes eléctricas con una mayor penetración de fuentes renovables y con un uso más optimizado de los recursos solares y eólicos”, afirma Eugenio Domínguez, CEO y fundador de HESStec.

“La inversión en HESStec, apoya la estrategia principal del Grupo Red Electrica, que refuerza la figura del TSO como impulsor de la transición energética hacia un sistema más descarbonizado y sostenible a través de la integración de renovables, con soluciones que nos ayuden a dotar al sistema eléctrico de una mayor flexibilidad. Esto nos permitirá explorar todo el potencial de los sistemas de almacenamiento para garantizar la seguridad y calidad del suministro en escenarios con una alta penetración de energías renovables, tanto desde la perspectiva de las soluciones de almacenamiento que pudieran ser parte integrada de la red de transporte (RdT), como para el cumplimiento de los requisitos del operador del sistema de aquellas instalaciones de almacenamiento, solas o en combinación con generación, conectadas a RdT apuntalando un modelo libre de emisiones seguro y eficiente”, declara Silvia Bruno, directora de Elewit.

Erika Escolar, directora de Corporate Venture de Capital Energy, señala que “en Capital Energy trabajamos con el firme propósito de impulsar nuestra economía y sociedad, contribuyendo a la creación de un nuevo modelo energético donde las soluciones de almacenamiento juegan un papel clave para la eficiente integración de nuestra gran plataforma renovable en el sector eléctrico y nos permiten ofrecer un servicio de calidad como proveedor competitivo, digital, sostenible y fiable a nuestros clientes finales. Desde Capital Energy Quantum creemos que la entrada en HESStec responde a este propósito y contribuye, además, a nuestro objetivo de crear un porfolio de startups EnergyTech con potencial de transformación del sector energético”.

“En un mercado energético con una clara tendencia a la electrificación y a la integración de fuentes de energía renovables cuya aportación es intermitente y no gestionable, se hace cada vez más necesario aportar firmeza al sistema para mantener la calidad de servicio. Esa capacidad para desplazar la energía generada en periodos de tiempo cortos puede ser provista por sistemas de almacenamiento controlados de manera inteligente y es ahí donde confiamos en que HESStec tenga mucho que decir”, comenta José Luis Moya, CEO y fundador de RIC Energy.

HESStec, punta de lanza de la innovación energética

El proceso de transición energética en el que estamos inmersos está provocando el nacimiento de nuevos activos de red y modelos energéticos que, a su vez, implican la necesidad de contar con tecnologías habilitadoras, como el almacenamiento energético, que doten de flexibilidad y gestionabilidad a los operadores de red y propicien una mayor eficiencia de sus activos, tanto a nivel operacional como económico.

De esta manera, el almacenamiento energético y los sistemas de control y gestión permitirán un aprovechamiento de las redes existentes, reduciendo la inversión y el impacto medioambiental que conlleva el despliegue de nuevos tendidos, así como permitiendo la integración efectiva del vehículo eléctrico. Del mismo modo, habilitarán la integración de los nuevos vectores energéticos como el hidrógeno, convirtiéndolo en una realidad factible.

En este sentido, HESStec ofrece soluciones llave en mano de almacenamiento energético (SHAD®) y sistemas de gestión y optimización de activos de red (InMS™), aplicados a una gran variedad de escenarios: integración de renovables; aplicaciones en la red de distribución (utility grade); soporte al vehículo eléctrico y múltiples aplicaciones para microrredes, tanto aisladas como conectadas. “Las soluciones inteligentes de HESStec, con el almacenamiento energético como elemento fundamental, permitirán esta transición hacia un modelo energético más limpio y un mundo más responsable con el medioambiente”, añade Domínguez.

La hibridación de distintas tecnologías de almacenamiento energético en la misma solución, así como la integración de algorítmos de control y modelos de operación y degradación de estos sistemas, permite a HESStec ofrecer soluciones con reducciones significativas tanto en Capex como en Opex, al tiempo que incrementa la rentabilidad del almacenamiento al ampliar el porfolio de servicios de red.

www.hesstec.net

Sobre Elewit

Elewit es la plataforma tecnológica del Grupo Red Eléctrica. Nace en 2019 con el propósito de ofrecer soluciones a los nuevos desafíos de los sectores de la electricidad y las telecomunicaciones. Con una meta: impulsar la transición energética y la conectividad para crear un futuro sostenible.

Elewit focaliza su actividad en torno a las siguientes áreas de impacto: ciudadano en el centro; transmisión y accesibilidad de la información; energías renovables y flexibilidad en la operación del sistema eléctrico; electrificación de la sociedad; desarrollo y gestión inteligente de activos; y ciberseguridad como área transversal.

www.elewit.ventures

Sobre Capital Energy Quantum

Dotado con 20 millones de euros, Quantum, el fondo de corporate venturing presentado por Capital Energy en octubre del año pasado, persigue identificar un portfolio de startups EnergyTech en España y Portugal con potencial de transformación del sector energético, alcanzar acuerdos e invertir en ellas en los próximos cinco años.

Capital Energy es una compañía energética española nacida en 2002 y cuya vocación es convertirse en el primer operador 100% renovable verticalmente integrado de la península ibérica. Cuenta en la actualidad con una cartera de proyectos eólicos y solares en la península ibérica que ronda los 38 gigavatios (GW) de potencia, de los que más de 8,5 GW ya disponen de los permisos de acceso a la red concedidos.

www.capitalenergy-quantum.com

Sobre RIC Energy

 

RIC Energy se fundó en 2005 y actualmente está activa en España, Estados Unidos, India y en algunos países de África, donde se centra en el desarrollo de proyectos fotovoltaicos, con implicación en el desarrollo del EPC, financiación y posterior gestión de estos. Actualmente RIC cuenta con más de 3,5 GW en desarrollos fotovoltaicos en España y está ampliando su actividad a sectores directamente relacionados como la producción de hidrógeno renovable y el almacenamiento eléctrico, tendencia dentro de la que se encuadra la participación en HESStec.

 

www.ric.energy